El trabajo en equipo y la colaboración son la forma como el trabajo se hace de manera efectiva. Las practicas basadas en un equipo, cuando se implementan satisfactoriamente, llevan a una más alta productividad, mayor satisfacción, y mejor salud de los colaboradores; tanto es así que mucha gente participa hoy en día en al menos uno o más equipos diferentes (de cualquier índole).

Desafortunadamente, estos equipos no suelen rendir en todo su potencial. Una de las mayores barreras para poner en marcha equipos eficaces es que la gente no ha sido educada correctamente para funcionar como miembros que aportan algo al equipo. Estamos interesados en ofrecer una idea distinta de lo que ya conoce sobre el trabajo en equipo, y proponer tres pasos para conseguir grandes resultados, a citar.

Paso 1: Llevar el Trabajo en Equipo al siguiente nivel.

Para tener éxito en el entorno empresarial actual, complejo y cambiante, debemos aprender una forma de trabajar en equipos. Debemos llevar a nuestros equipos al siguiente nivel. Esto significa crear equipos que liberen el poder de sus miembros, no de sus empleados, poder que viene del conocimiento, la experiencia y la motivación interna.

Pero, ¿qué son estos equipos del siguiente nivel y qué beneficios pueden poner sobre la mesa?. Primero, los beneficios:

  • Utilizan todas las ideas y motivación de los miembros (del equipo, por supuesto)
  • Aprovechan mejor el tiempo de los miembros del equipo y de su líder (decimos “Líder” en lugar de “Jefe” para marcar distancias, es decir, un jefe solo sabe Jefatear. Un líder puede llevar al equipo al siguiente nivel).
  • Mejoran la productividad y la satisfacción para usted, su equipo y su organización.

Segundo, ¿qué son los equipos del siguiente nivel?. Son equipos que pueden:

  • Usar su capacidad para compartir información para desarrollar altos niveles de confianza y responsabilidad.
  • Usar la clarificación de límites para crear la libertad de actuar responsablemente.
  • Usar las habilidades de autogestión para tomar decisiones de equipo y conseguir grandes resultados.

Ahora que ya está clara la imagen del equipo del siguiente nivel, usted y los miembros de su equipo pueden evaluar cómo están funcionando actualmente. Después, pueden iniciar el proceso de convertirse en un equipo del siguiente nivel que consigue grandes resultados.

Paso 2: Empezar a aprender las habilidades del siguiente nivel

Aunque la idea de modelar a su grupo para convertirlo en un equipo del siguiente nivel pueda ser atractiva, es importante reconocer que entender la idea y ponerla en práctica son dos cosas diferentes. Sin embargo, aun siendo un desafío, es ciertamente posible y vale la pena.

En este punto, sería de gran ayuda aprender las habilidades que se necesitan para llevar a los equipos a nuevos niveles de entusiasmo, energía y rendimiento. Precisamente, el cambio empieza cuando usted aprende y aplica las habilidades del siguiente nivel, a citar:

  1. Usar la información para crear niveles altos de confianza y responsabilidad
  2. Marcar límites claros para crear una acción focalizada,
  3. Actuar como un equipo para fomentar la implicación compartida.

Esas habilidades le cambiaran a usted, a los miembros de su equipo y a la forma como trabajan juntos. A veces puede ser desafiante, pero con la asistencia y motivación adecuada, el proceso de cambio será más fácil. Y, en un corto periodo de tiempo, estará en el siguiente nivel, preguntándose por que no hizo esto antes.

Por razones prácticas, no desarrollaremos en este blog cada una de las habilidades antes citadas, sin embargo, el siguiente ejemplo, referido al punto 1, le dará una idea de cómo se puede compartir información para lograr mejores resultados.

El club de campo

Un  exclusivo club de campo tenía el problema de que algunos miembros se llevaban a sus casas el caro champú que había en las duchas. El presidente del club había pensado en todo tipo de opciones para solucionar el contratiempo, pero no encontraba una solución que no ofendiese a los miembros. Al final, compartió esta información con el encargado del guardarropa, quien respondió: “No se preocupe, no volverán a hacerlo más”. El presidente se quedó sin habla. El encargado continuó: “Es simple, quitaré todas las tapas de los envases. Nadie querrá llevarse una botella de champú sin tapa”.           

 Compartir información requiere que nosotros cambiemos nuestras creencias anteriores sobre lo que la gente necesita saber. Si a los miembros de un equipo se les está pidiendo que acepten más responsabilidad y compromiso en su trabajo, entonces se les deben dar más recursos para incidir en ese trabajo y empoderarlos. En otras palabras, la gente que esta trabajando para obtener el mismo resultado tiene la necesidad de ayudarse los unos a los otros reuniendo la mayor información disponible.

Si desea más información de las habilidades que se necesitan para desarrollar a los equipos del siguiente nivel, o desea conocer las cuatro preguntas que todo equipo del siguiente nivel debe conocer y responder, suscríbase a nuestra plataforma

4 Preguntas que todo equipo del siguiente nivel debe conocer y responder

Suscríbete y obtén nuestra guía para llevar a tu equipo al siguiente nivel.

envelope
envelope

 

Paso 3: Acelerar el cambio

En cualquier proceso de cambio, la frustración es inevitable. Es en este punto cuando la gente a veces siente que se está agotando en el cambio. Pero sabemos que es en este punto cuando la energía de la frustración puede reenfocarse y usarse para acelerar el cambio hacia los equipos del siguiente nivel.
Resulta que cuando se ha asumido el compromiso de poner en marcha la creación de un equipo del siguiente nivel, todo el mundo quiere llegar allí rápidamente. Queremos acelerar el cambio y conseguir el objetivo. El problema está en cambiar del punto de vista tradicional del “ jefe” como el que toma decisiones y de los “empleados” como los que llevan a cabo estas decisiones, recuerde que colaboradores  significa utilizar habilidades diferentes de varias personas en conjunto para conseguir grandes resultados.
Además, usted está aprendiendo una nueva forma de ver la responsabilidad, la toma de decisiones y el trabajo en equipo. Los sentimientos de frustración y desanimo son típicos durante tan significativo proceso de cambio. El entusiasmo que siente la gente cuando está empezando a aprender las aptitudes del siguiente nivel es casi siempre reemplazada por preguntas como: ¿Cuánto va a durar?, ¿Realmente podemos hacerlo?, ¿Van a funcionar de verdad estos cambios?. Este sería el momento de explorar formas de usar toda esa energía de frustración para acelerar la transición hacia los equipos del siguiente nivel.

Veamos este otro ejemplo.

Manejar la frustración

Una de nuestras experiencias de consultoría nos brindó un ejemplo muy claro. Después de haber estado trabajando con una compañía durante un mes (un poco más de 3 semanas), vimos muchos signos de desánimo tanto entre los líderes como entre los miembros del equipo. Se oyó a gente decir cosas como: “Este cuento del trabajo en equipo nunca va a funcionar. En realidad, nuestros jefes no quieren que actuemos por nuestra cuenta”.

 Al mismo tiempo, se oyó a jefes preguntarse: “¿Cuándo empezará nuestra gente a actuar?, ¿Qué les está demorando?”. Estaba claro que el cambio se estaba convirtiendo rápidamente en un problema.

 Nuestro siguiente paso fue explicarles que esa frustración y desmayo eran de esperarse. Y es que cada vez que aprendes habilidades nuevas, experimentas algún tipo de desánimo. También es contamos como la gente de otras compañías había experimentado exactamente los mismos problemas. Y además le dijimos que la gente superaba esta exigente fase del cambio.

 La respuesta fue sorprendente. Los líderes y colaboradores empezaron a hablar abiertamente sobre su frustración y desanimo. Se escucharon los unos a los otros en sesiones de grupo o focus group diseñados con ese fin, y comenzaron a hablar sobre cómo podían resolver esos temas. Algunos dijeron: “Si estas compañía han podido manejar estos problemas, nosotros también podemos. De hecho, podemos hacerlo incluso mejor”. El resultado fue una energía renovada hacia el cambio y una aceleración del proceso.

Usted está empezando a entender por qué es tan importante un equipo del siguiente nivel en el clima empresarial de hoy. Dicho de forma simple y coloquial: el mundo del trabajo se ha convertido en algo dinámico y demasiado complejo para que los individuos que lo afrontan solos o los grupos de trabajo tradicionales, que funcionan con una autoridad limitada, tengan éxito.

Los equipos del siguiente nivel animan a todo el mundo a sentirse valorado, responsable y comprometido con el trabajo. Todos los participantes pueden sentirse orgullosos por estar usando su conocimiento, experiencia y motivación para conseguir grandes resultados que beneficiaran al equipo  y la organización. Avancemos juntos.

Donec tempus eleifend consectetur et, Phasellus commodo eget amet, ipsum